1/60 de segundo (Escrito por Koldo Mendaza en 2006 para mi blog)

Nunca menos de 1/60 de segundo.

Esta fue mi primera lección (ni completa ni correcta en toda su extensión) en la aventura de aprender fotografía .Corría el año 1981 y mi capacidad y conocimiento fotográfico era similar al del manejo de un Boeing 707 por parte del Macaco de Borneo.

“ A 1/60 tus fotos no saldrán movidas”, y yo me lo creí a pies juntillas. Podéis imaginar que me pasé todo el verano haciendo fotos de día, pues al atardecer y anochecer el 1/60 ya no funcionaba, y eso que el objetivo de aquella Nikon EM era 1`8 de luminosidad.

Así empecé. Luego comprendí y aprendí que había más tiempos de obturación y que mis imágenes se iban enriqueciendo. Y es que en ese frágil y corto instante que representa el clic del obturador congelamos tantos y tantos fragmentos de vida ¿verdad?

De esta manera surgieron las primeras fotos que sirvieron para la primera exposición (¡qué orgullo!), la foto del primer premio (¡soy el mejor!) las fotos de mis primeros trabajos (¡vivo de la fotografía, me pagan por ello!). También las fotografías que años después me siguen haciendo llorar (eterno Maxi) o reír (...).

El 1/60 de segundo puede atrapar tantos sentimientos... Pero no sólo eso, del mismo modo, consiente en que conozcamos los lugares de nuestra dicha ( el mar...) y las personas de nuestro gozo ( hola tripulación, querida y admirada tripulación).

1/60 de segundo. Parece que la vida entera se ha congelado en 1/60 de segundo.

Hace dos semanas mis alumnos de 1º de la Escuela de Artes y Oficios ( mi otra casa) me preguntaron:
“¿...y cómo empiezo a hacer la foto, con qué velocidad y con qué diafragma…?
Os lo juro; volví a 1981, y sin pensarlo contestè: “1/60 de segundo”.
Ya me encargaré después de completar la información, de ampliarla y de enseñar que hay más tiempos de obturación, y más combinaciones , y más EV, y Niepce y Doisneau y...

Gracias Iñigo por estar ahí, por hacer realidad un sueño, por volar, por seguir al corazón.

Click. 1/60 de segundo.