Contenedores de vida, de historias, de alegrías, de tristezas, de amores, de desamores... Llevados a la mínima expresión.
Porque es tan leve y circunstancial el sustento de su contenido, que no se me ocurre otra mejor manera de dibujarlos.